Un paseo por Amsterdam

Un paseo por Amsterdam nos muestra la vida de los fumadores y cultivadores de marihuana en esta ciudad, de la mano de unos turistas españoles podremos ver su ambiente, sus calles, sus bares, sus gentes, sus coffee shops... Hace muchos años que las cafeterías que venden marihuana existen en Holanda y si bien sus inicios fueron la expresión de gente amiga que se reunía a fumar marihuana en los tiempos del “peace and love”, con el tiempo derivó en una actividad comercial lícita.

Según cuenta la historia el primer coffeeshop en Holanda fue el Sarasani que comenzó a funcionar el 28 de noviembre de 1968, en el canal Oudegracht 327, de la ciudad de Utrecht. El lugar existe y sigue activo, es considerado un templo por los conocedores. Funciona en un largo túnel cuyo fondo proyecta videos de Bob Marley y de otras estrellas del rock & pop, el café es gratis y en la entrada chapotean algunas tortugas acuáticas en una colorida pileta.



Su creador Holly Hasenbos, que murió tragicamente, fue un promotor de la legalización, organizador de conciertos y coleccionista de cocodrilos, serpientes, lagartos y tortugas que cuidaba entre sus plantas de marihuana. El Coffeeshop puede vender no más de 5 gramos de sustancias por persona y es también un claro límite de tenencia para cualquiera. En el Coffeeshop no puede haber mas de 500 gramos de sustancia por toda existencia.