Nutrientes secundarios: Azufre

Los nutrientes secundarios son asimilados en grandes cantidades pero no tanto como los macronutrientes. El Azufre (S), el Calcio (Ca) y el Magnesio (Mg) son los tres nutrientes secundarios. No suelen venir incluídos en la mayoría de fertilizantes comerciales, aunque si que suelen estar disponibles en cantidades suficientes en el estiércol y el compost. El cannabis no es un gran consumidor de azufre, y los substratos suelen contener azufre de sobras.

Los síntomas de la carencia de azufre son muy parecidos a los de la carencia de nitrógeno, y se confunden fácilmente. Las deficiencias de azufre son muy raras. Las carencias se manifiestan en las hojas, presentando clorosis intervenal, y volviéndose los peciolos rojos completamente. A diferencia de la carencia de nitrógeno, los nervios permanecen verdes, las hojas se retuercen y aparece necrosis en las puntas. El origen de la carencia no suele deberse a una ausencia de azufre en el suelo. Es muy posible que la carencia sea debida a daños graves en el tronco o raíces debido a plagas u hongos, en este caso, cuando intentemos remediar la carencia aportando azufre al substrato o por vía foliar, no obtendremos mejora alguna.

Se pueden utilizar las sales de Epsom (contienen azufre y magnesio) si se sospecha de una posible carencia o si el suelo es pobre en nutrientes.



Algunos fungicidas están basados en azufre, por lo que su aplicación por vía foliar sirve para remediar una posible carencia de azufre.

Si se fertiliza excesivamente con azufre quedará saturado en el suelo, causando daños por exceso de salinidad. Los daños típicos son clorosis y quemaduras en las hojas.