Insecticidas caseros

En este apartado se aportarán algunos métodos caseros, baratos y efectivos para acabar con cualquier plaga que pueda afectar a nuestras plantas, como el pulgón o la mosca blanca. Antes que nada, decir que las mariquitas son los mejores aliados del cultivador, y que unas cuantas mariquitas en tus plantas te quitarían muchos o todos estos problemas.

La primera técnica, complementaria a todas las demás, y esto debemos hacerlo siempre, es tener plantados junto a las marías plantas aromáticas tipo albahaca, hierbabuena, melisa, y de esas que huelen mucho, de esta forma desviamos a los asesinos hacia éstas y así dejan en paz la que nos interesa (un colega experimentó con perejil y nos comentó que los bichos se iban al perejil y dejaban en paz a la maría, incluso pasaban de las otras yerbas aromáticas).

También podemos usar ortigas, que nos sirve tanto de insecticida como abono àra nuestras plantas, el único inconveniente es el olor tan desagradable a podrido, pero las plantas lo agradecerán. El purín de ortigas es rico en calcio, potasio y nitrógeno, estimula el crecimiento de la planta y de sus raíces, promoviendo la formación de clorofila y favoreciendo la actividad microbiana del suelo, tal y como nos muestra el siguiente vídeo.



La segunda técnica consiste en un preparado a base de cebolla, un par de dientes de ajo, y un par de guindillas. Todo esto se pica en un mortero, y una vez bien picado y machacado se mezcla en un par de litros de agua en la que previamente se ha hervido tabaco para sacarle la nicotina. Todo esto se mete en un pote tapado y se deja unos 5 ó 7 días en reposo macerando, moviéndolo de vez en cuando. Cuando han pasado los días de maceración, se filtra todo el líquido en una botella colándolo con un trapo o colador, para que no entre resto sólido. De esta forma obtendrás una botella de 2 litros con líquido para echarlo en un pulverizador de agua, y así pulverizar las hojas de la planta (por las dos caras). A la hora de pulverizar la planta (cada 2 días o así) es bueno poner un plástico en la tierra para que no caigan gotas de este preparado (se procura pulverizar la planta cuando no esté cogollando y hacerlo por las dos caras de las hojas). Seguro que la planta apestará, pero no pasa nada, el aroma no queda en los cogollos a la hora de fumar.

También podemos hacer un preparado a base de tabaco y jabón para combatir diferentes plagas de la planta, como el pulgón , las cochinollas o la mosca blanca.



La tercera técnica es muy buena y también se puede usar con cuidado un par de veces mientras cogollas, Siempre para cultivos de exterior, ya que el cogollo mojado puede enmohecerse, por eso mejor hacerlo en exterior para que el agua se evapore pronto y el riesgo de moho disminuya al mínimo. Este método es totalmente natural y biológico. Se trata de la Pyretrina, es decir un compuesto que tienen los famosos crisantemos. Lo primero, por supuesto, es conseguir crisantemos. Hay que coger los tallos con flores cuando éstas estén abiertas (de Abril a Julio). Se cuelgan a secar a la sombra. Una vez secas, hay que moler la planta, y preparar un tarro que no deje pasar la claridad para guardar lo que sobre. Se mezclan unos 100 gramos de lo que hemos molido, con un par de litros de agua destilada, como la de lluvia, o mineral suave, etc. con el propósito de evitar la cal, y lo dejamos macerar en un bote cerrado y que no deje pasar la luz durante aprox. 4 ó 5 días. Después de esto se coge el preparado y se filtra el líquido con un trapo a un cacharro con capacidad para más de 3 litros; una vez filtrado al cacharro se le echa otro litro más de agua. Por último, este líquido se echará en un pulverizador, para pulverizar la maría, con la seguridad de que el pyretro es biodegradable y se disolverá sin dejar rastro.

Más información en: