Potencia de las luces

La potencia determina la cantidad de luz (lúmenes) que emite la lámpara. La cantidad de luz no se mide en watios sino en Lúmenes. La relación entre Watios y Lúmenes no es directa; una bombilla de 400W modelo HPS proporciona 50.000 Lumenes, 125 Lumenes/Watio; mientras que una bombilla de 600W, modelo HPS, proporciona una potencia cercana a los 90.000 Lúmenes, 150 Lumenes/Watio, algo más eficientes (20%) que los modelos de 400W. Es un hecho que se debe tener muy en cuenta, ya que si se utilizan bombillas de 600W, en vez de las de 400W, se necesitrán menos Watios para iluninar la misma zona. Los modelos HPS de 1000W emiten 120.000 Lúmenes, 120 Lúmenes/Watio, algo menos eficaces que el modelo de 600W. Además, estas cifras varían según la marca que se utilice.



Para hacerse una idea de la importancia de la influencia de la potencia de luz en la calidad de la cosecha, el sol emite una potencia equivalente de 1.000W por metro cuadrado, consiguiéndose en estas condiciones las mejores cosechas. Para iluminar un cultivo de interior se necesita una potencia mínima de 400W por metro cuadrado, obteniéndose resultados relativamente aceptables. Si se aumenta la potencia de luz por metro cuadrado hasta los 600W se aumentará la producción y la calidad del producto final con respecto a los 400W, lo cual es un dato a tener en cuenta si se dispone de espacio limitado.

Para tener una referencia, los cultivadores comparan el peso de los cogollos obtenidos (el peso de la producción) con el número de watios utilizados para florecer. Así, un cultivador puede cosechar desde 200 gramos hasta 400 gramos con una lámpara de 400W, si el cultivo funciona. Los cultivadores expertos, cuando cultivan especies altamente productoras, llegan a cosechar cerca de los 400 gramos con una lámpara de 400W, aunque es más fácil conseguir estos ratios con lámparas de 600W, ya que emiten más luz en proporción a la potencia consumida.



El tamaño de la zona que podemos iluminar depende de la potencia, la relación es la siguiente:
Una lámpara de 250W ilumina una zona de 0.3m2 (0.5m x 0.5m)
Una lámpara de 400W ilumina una zona de 1m2, (1m x 1m) aunque en realidad es un poco menos (1m x 0.8m).
Una lámpara de 600W ilumina una zona de 1m2 hasta 1.5m2.
Una lámpara de 1000W ilumina una zona de 2m2 hasta 2.5m2.



El problema de las lámparas de alta potencia es el gran calor que desprenden, y esto se nota aún más en bombillas de gran potencia. La consecuencia de esto es que se deban situar las bombillas a un mínimo de 40cm para las de 400W, hasta 60cm las de 600W y 80cm a 100cm las de 1000W. Si la distancia a las hojas fuera menor se producirían quemaduras. Con fluorescentes no ocurre así, son lámparas que apenas emiten calor y no existen problemas de quemaduras en las hojas.

Más información en: