Marihuana: la medicina prohibida

Lester Grinspoon es y era un profesor de medicina de la Universidad de Harward, a quien el tema de las sustancias psicoactivas siempre había interesado de lejos. Pero un día los problemas llamaron a la puerta de su casa: a su hijo le fue diagnosticado un cáncer, diagnóstico que fue seguido por un tratamiento con quimioterapia. Este proceso suele provocar considerables náuseas y mareos, además de una notable pérdida de apetito.

Avisado por su esposa de que el uso de la cannabis podría mejorar los síntomas secundarios del tratamiento, pues reducía las náuseas y abría el apetito, aumentado la calidad de vida de su hijo, Lester aconsejó el respeto a la ley (que prohibía su empleo) antes de que cada cual tomara las cosas por su cuenta. Aun así madre e hijo decidieron probar con la cannabis, a pesar de las opiniones del médico de la familia... El padre de familia se percató del uso de la cannabis al ver que su hijo recobraba el apetito, y en cierta manera también el sentido del humor, al ver reducidas las náuseas causadas por el tratamiento contra el cáncer.
Esta apremiante circunstancia personal fue lo que empujó a L. Grinspoon a iniciar una investigación a fondo sobre las propiedades medicinales de la marihuana, las causas de su prohibición, y a articular una vía de despenalización de sus uso para beneficio de público en general y enfermos en particular (para esta sección se valió de la ayuda del segundo autor del libro: James B. Bakalar, experto en legislación).

Se describen aquí las virtudes medicinales de la marihuana, explicando por qué se ha prohibido su uso y aduciendo razones en favor de su plena legalización, de modo que pueda estar al alcance de todos los pacientes que la necesiten. Como apoyo a su argumentación, personas con diferentes enfermedades (cáncer, epilepsia, SIDA, dismenorrea y depresión) aportan sus experiencias a partir del uso de la marihuana y de sus dificultades para conseguirla legalmente.

Estructurado a base de una introducción histórica a la planta y de un epílogo pidiendo su despenalización, el libro es básicamente una exposición de lo que puede aportar la planta a cada una de las dolencias para las que ha mostrado resultar útil y de alivio. Más que aportar pruebas científicas -en realidad no está permitido llevar a cabo investigaciones médicas sobre la cannabis-, los capítulos se basan en entrevistas y testimonios personales de enfermos.