Enemigos de la marihuana

El tipo de plagas con que nos encontraremos dependerá mucho de las condiciones de humedad y temperatura que dispongamos en nuestro cultivo. En cultivos de interior las condiciones varían mucho de un cultivo a otro, pero las plagas suelen ser las mismas: ácaros y algún que otro insecto. Los hongos en interior sólamente aparecerán cuando la extracción sea insuficiente y debido a esto aumente la humedad. En exterior se puede distinguir entre cultivos urbanos y cultivos en el campo.

En los cultivos campestres suele haber un equilibrio natural entre las poblaciones existentes de insectos; cada especie de insecto tiene uno o más especies depredadoras, de modo que es más fácil controlar cualquier plaga. En los cultivos urbanos no existen especies depredadoras y las plagas son más frecuentes y destructivas.

En climas muy húmedos, la plaga que más afecta al cannabis, el ácaro, evoluciona muy lentamente, pudiéndose controlar con menos esfuerzos. Pero en los climas húmedos aparece siempre el hongo más perjudicial para el cultivo de cannabis: la botrytis, que pudre los cogollos. En climas secos abundan las plagas de ácaros y otros insectos, mientras que cualquier hongo aparecerá difícilmente.