Almacenamiento de la marihuana

Podemos almacenar la hierba tanto con hojas como sin hojas. Existen muchas formas para guardar la hierba, pero cada una tiene sus ventajas e inconvenientes.

Podemos conservar la hierba en botes de cristal, cajas de madera, cajas de cartón, tuperwares, pero cada caso tiene su técnica. Los envases herméticos requieren ser revisados cada semana para comprobar que el aroma de los cogollos no se está degenerando debido a los hongos. Las cajas de madera y cartón no permiten el desarrollo de hongos anaeróbicos, que degeneran el aroma, pero permiten el paso de la humedad exterior.

Para llevar a cabo un buen proceso de curado es necesario que la hierba esté bien seca. Si contiene humedad el sabor final y los olores pueden desaparecer debido a la aparición de hongos anaeróbicos. Para evitar la aparición de este tipo de hongos es necesario airear cada semana los recipientes, pero esta labor suele ser pesada si la cantidad almacenada es grande, en cuyo caso es preferible almacenar en recipientes de madera o cartón.

En climas húmedos es difícil conseguir un buen secado final. Para conseguir el secado final adecuado existen algunos métodos. Se puede dejar secar la hierba al sol durante intervalos de 5 minutos hasta que las ramas crujan, evitando exponer la hierba directamente a la luz, por ejemplo introduciéndola en una caja de cartón. También se puede utilizar un horno o un microondas, pero son métodos más peligrosos.

Más información en: