Extractores

La extracción es necesaria para renovar el aire, más que para bajar la temperatura. Cuando la temperatura está por encima de 25 grados, con máximas superiores a los 30, como ocurre en verano, será necesario instalar aire acondicionado o cerrar el cultivo; con temperaturas que rondan los 30º los cogollos dismunuyen radicalmente la producción de resina.

Existen muchos tipos de extractores en el mercado. Deberemos estudiar que tipo es más conveniente para nuestro cultivo de interior. La unidad de medida utilizada para medir la capacidad de extracción es el metro cúbico de aire por hora (m3/h). Los típicos extractores de pared utilizados en cuartos de baño tienen una capacidad de extracción de unos 50m3/h, no son muy ruidosos, y son ideales para pequeños cultivos tipo armario de cultivo de una sola lámpara. Otro tipo de extractores son los utilizados para campanas extractoras de las cocinas, tienen una capacidad de extracción de 300m3/h, pero son muy ruidosos. Si el facotr ruido es importante existen extractores de tipo tubular, que tienen una buena capacidad de extracción y son bastante silenciosos.



Cuando se cultiva en salas más grandes que un armario de cultivo se debe calcular el volumen que tiene la sala. En relación al volumen de la sala y al número de lámparas se calculará la extracción que sea necesaria. Si vamos a cultivar en una sala más o menos grande con más de un lámpara deberemos asegurar que tenemos una vía de extracción disponible, como puede ser una ventana, una chimenea o la misma puerta. También se deberá tener otra vía suplementaria, para la entrada de aire nuevo.

La cantidad de aire nuevo que requerirán las plantas dependerá de la ocupación de la sala. Si la sala está llena de plantas el extractor deberá funcionar ininterrumpidamente todo el tiempo que las lámparas estén encendidas. Si la sala está ocupada parcialmente el extractor podría funcionar intermitentemente, aunque es mejor que el extractor funcione contínuamente y que las plantas reciban constantemente aire nuevo. Si el aire que entra es frío y el extractor funciona continuamente es posible que la temperatura disminuya demasiado, entonces sí que conviene que el extractor funcione sólo el tiempo necesario.



Como norma general la capacidad de extraccción contínua que necesitaremos será de unos 50m3/hora por cada lámpara de 400W. Los extractores consumen bastante poco en relación a lo que consumen las lámparas. El consumo suele estar sobre los 100W para los de 300m3/hora. Por eso lo mejor es dejarlos que funcionen contínuamente mientras las luces estén encendidas. Durante el ciclo de oscuridad los extractores pueden apagarse durante toda la noche, o encenderse un par de veces como mucho.

Es bueno situar el extractor en la parte alta de la sala, para que extraiga el aire más caliente. El aire caliente debería ser expulsado hacia el exterior, para no cargar el aire de casa con olores. Si la temperatura de la sala fuera más bien fría convendría situar el extractor en la parte más baja de la sala, para que extraiga el aire frío.



Cuando se utilizan extractores se debe asegurar que existe una vía de entrada para el aire. Si el extractor es potente y la vía de intracción (entrada de aire) es muy pequeña quizás sea necesario instalar un extractor en la vía de entrada de forma que haga entrar el aire. En caso de tener una sala de cultivo fría conviene que el aire no provenga del exterior, sinó del interior de la casa.