Riego automático

El riego automático ahorra bastante trabajo, pero requiere una instalación de una manguera y un depósito de agua; aunque si se dispone de un grifo nos ahorramos el depósito. El riego ya no es personalizado, tendrá el mismo PH y EC para todas las plantas. La instalación debe revisarse periódicamente, cada semana como mínimo, para asegurar que no se bloquea ningún conducto; para ello se revisa la superfície de la tierra de todas las plantas y se comprueba que esté mojada. Este tipo de riego es peligroso sobre todo en interior, donde suele haber instalaciones eléctricas, porque puede crear inundaciones si se desconecta algún conducto. Es un tipo de riego ideal para cultivo en exterior, y obligatorio para cultivos de grandes dimensiones.



Para montar un sistema de riego automático existen dos opciones:

1-Instalar una manguera enchufada a un grifo de agua corriente por un extremo. Tapamos el otro extremo. Hacemos pasar la manguera cerca de los tallos de cada planta. Hacemos unos agujeros pequeños en cada punto de la manguera con un punzón (una aguja o un cuchillo afilado). Si nos equivocamos haciendo el agujero siempre se puede tapar con varias capas de cinta aislante. Se debe procurar hacer los agujeros del mismo tamaño, para que no haya desequlibrios en el riego. Por poco precio es posible adquirir manguera especial para riego automático, donde se introducen goteros graduables muy recomendables. También se puede graduar la presión abriendo o cerrando el grifo. Podemos instalar un temporizador para regar las horas del día que a nosotros nos interese. Se debe tener en cuenta que en este tipo de riego no se podrá controlar el PH ni los abonos del agua.



El agua puede caer por presión si la altura de la botella es suficiente, y ya dependiendo del volúmen de agua que necesitemos podemos aumentar el tamaño de nuestras botellas o bidones. Son sistemas bastante eficientes, caseros y baratos, ideales por si nos vamos unos días de vacaciones o estamos en casa pero quieremos olvidarnos del riego por un tiempo, en este caso también son muy recomendables los goteros graduables.



También podemos emplear la energía del Sol para regar, se trata de una técnica de riego destinada a lograr un aprovechamiento óptimo del agua, empleando la energía del sol. Un sistema para regar plantas gratis, sin apenas gastar agua y de una forma eficiente, ideal para montes y zonas secas donde el agua es un recurso escaso.



Más información en: