Aire en cultivos de exterior

El aire juega un papel fundamental en el cultivo. La temperatura, la renovación y la composición del aire son factores que deben ser tenidos en cuenta. Mediante el aire se transporta el CO2,  necesario en el proceso de la fotosíntesis.

En cultivos de exterior se debe tener en cuenta sobre todo la fuerza del viento. Especialmente al final de temporada, cuando llegan las tormentas de septiembre y la planta debe soportar todo el peso de los cogollos. No suele haber problemas por falta de CO2 u oxígeno ya que el aire es renovado con la más mínima brisa. Pero los vientos excesivamente fuertes quiebran las ramas cuando estan cargadas de cogollos. Para evitar esto existen varias técnicas.



Una solución consiste clavar palos (tutores) en el suelo para sujetar las plantas con cuerdas. Si se clavan los palos cuando la planta ya está crecida, dañaremos las raíces, pero si lo hacemos cuando la planta aún no es grande, el daño será mínimo. Así, cuando se prevea que van a llegar las tormentas, se atan las ramas principales a los palos de modo que queden bien sujetas.

Se utilizan tutores  guías de una altura igual a la que vaya a tener la planta. Los palos deben ser resistentes y rígidos, es decir, que no se doblen demasiado y que puedan soportar peso suficiente. Los tutores acostumbrab a ser cañas de bambú o palos de metal y pueden encontrarse en las tiendas de jardinería. Si las plantas son grandes será necesario utilizar varios tutores. Deben clavarse a suficiente profundidad para que no cedan. Cuando llueve el terreno se vuleve blando y eso provoca que los palos cedan. Para reforzar la rigidez del tutor se puede clavar el palo haciendo primero un agujero de una profundidad de 30cm y rellenandolo con piedras y tierra.

Existen muchas técnicas para atar las plantas a los palos. Se pueden utilizar cuerdas y alambres. Si utilizamos cuerdas se deben hacer nudos para atarlas a la planta y a la estaca, utilizando nudos no estrangulen a la plantas. Si utilizamos alambre no será necesario utilizar nudos complicados.Es bueno sujetar cada rama por dos sitios diferentes, ya que si están sujetas sólo por una cuerda o alambre se moverán igualmente con el viento.



Muchas veces esta tarea se realiza cuando el viento ya ha tumbado a la planta o algunas de sus ramas, debido a tormentas inesperadas. Aunque muchas ramas se hayan quebrado, se pueden enderezar de nuevo si aún permanecen sujetas a la planta. Se observa la posición de la planta y como estan dispuestas las ramas para poder situar los palos de la forma más optima posible. Esta es una faena que require tiempo, ya que conforme se va enderezando la planta hay que ir ajustando todos las cuerdas, tensándolas para que las ramas queden bien sujetas.

Al quebrarse las ramas, si la planta detecta una disminución del riego a estas ramas, es posible que ponga en marcha procesos para acelerar la floración, debido al estrés. En este caso, las hojas de estas ramas comienzan a traspasar las sustancias que almacenan a los cogollos, que engordarán más rápido de lo normal. Eso provoca una floración menos abundante pero más rápida.