Fase de floración

Cuando planta es adulta (cuando las hojas más recientes tienen más de 5 foliolos) y el fotoperiodo disminuye por debajo de las 14 horas de luz las plantas de cannabis inician la floración (en cultivos de interior el fotoperiodo recomendado es de 12 horas de luz)

En cultivos de exterior la floración empieza a ser visible en las plantas de variedad índica a partir de mediados de agosto, mientras que las plantas de variedad sativa empiezan a florecer a mediados de septiembre. En cultivos de interior la floración empieza apartir de la tercera semana para las índicas y apartir de la 5 semana para las sativas.

El éxito en la fase de floración depende en gran medida de la salud de la planta. Si presenta carencias deberemos empezar a remediarlas de alguna forma. Carencias leves de fósforo, nitrógeno y oligoelementos son comunes en esta fase de prefloración. Si las carencias son exageradas será necesario un trasplante; plantas con carencias de nutrientes graves daran una floración escasa. Igualmente, si la planta está dañada gravemente por plagas u hongos no deberíamos esperar una floración abundante.



Lo más común es que la planta demande nitrógeno (volviéndose más claras las hojas), fósforo (hojas verde azuladas y peciolos rojos) y algún que otro oligoelemento (peciolos rojos). El potasio no suele causar carencias excepto en suelos pobres, ya que suele estar presente en cantidad suficiente en todos los fertilizantes comerciales.

Se debe examinar el estado de plagas de la planta antes de florecer, ya que suelen ser más comunes que cualquier carencia; si encontramos alguna plaga quiere decir que la sala de crecimiento está infectada y que se deben tomar medidas rápidamente.



Una vez las plantas inician la floración, la evolución es la siguiente:

En cultivos de exterior debemos mantener a raya los ácaros y otras plagas mediante la prevención. Las orugas son muy comunes y muchas veces es necesario sacarlas a mano, aumentando las horas de trabajo considerablemente. Hongos como la botrytis aparecen al final de floración, cuando el clíma es más humedo debido a las lluvias.

Las variedades con predominancia índica, terminan de florecer durante septiembre. Las más tempraneras pueden llegar a terminar durante las dos primeras semanas de septiembre, con un periodo total de floración de 6 a 7 semanas, siendo lo normal 8 semanas; suelen ser las índicas puras, aunque esto son casos excepcionales. Las variedades con un 50% de índica suelen tardar 9 semanas, cosechándose a principios de octubre. Para contar los días desde el inicio de floración se cuenta apartir del 1 de agosto.



En variedades principalmente sativa, la floración es más tardía (la variedad de las fotos llegaba a tardar hasta 16 semanas en florecer) . La cosecha puede alargarse hasta diciembre, si el clima acompaña. Si el clima es lluvioso durante el final de floración las plantas madurarán antes, en noviembre. Las sativas necesitan luz intensa para conseguir cosechas abundantes y de calidad, y si el clima es demasiado lluvioso durante finales de octubre y noviembre será un mal año para las sativas.


Más información en: