Diferenciar machos y hembras

Cuando la planta ha alcanzado el estado adulto y las horas de luz disminuyen, manifiesta su sexo sacando las primeras flores. Estas flores están situadas siempre en la intersección del tallo principal con cada hoja. En cada intersección salen dos flores, una a cada lado. Son estas flores las que se deben observar para saber lo antes posible el sexo de la planta.

Las primeras preflores aparecen siempre en la punta de la planta, en las partes más nuevas. Cuando estas aparecen podemos considerar que la planta ha alcanzado su estado adulto. En el caso de plantas macho las preflores se manifiestan antes que en plantas hembra. En plantas que proceden de semillas se observan las primeras preflores para detectar los machos y separarlos de las hembras.



Aún cuando se hayan detectado todas las hembras se debe prestar atención a las flores para asegurar que no tengamos alguna planta hermafrodita y prevenir posibles polinizaciones indeseadas.

En el cannabis hay una flor distinta para cada sexo. En un principio un ejemplar macho sólo puede sacar flores macho y un ejemplar hembra sólo puede sacar flores hembra (característica de las plantas dioicas). Pero es posible encontrar ejemplares hermafroditas.

Flor Macho
La flor masculina tiene forma ovalada y un tamaño de 1mm a 3mm. Conforme va creciendo se abre por la punta y aparecen un par de bolstas alargadas de polen. Cuando la planta entra en floración avanzada se forman ramilletes de flores macho.
Cuando las flores son pequeñas a veces es difícil distinguirlas de la flor hembra. Para evitar confusiones es recomendable esperar a que las flores se formen hasta que se reconozca claramente el sexo de la planta.
Las plantas macho se suelen manifestar una o dos semanas antes que las hembras, en caso de plantas con genéticas parecidas.Desde que aparecen las primeras flores macho hasta que están maduras (y sueltan el primer polen) suelen transcurrir entre una y tres semanas.


Al sacudirse la planta sale de las bolsitas gran cantidad de polen, que es arrastrado por el viento y al entrar en contacto con una flor hembra, la fecunda. Sólo se fecundan las flores que han entrado en contacto con polen, no el resto, pero es muy probable que si hay una planta hembra cerca (a pocos metros) de un macho se fecunden todas las flores. Cuanto mayor sea la distancia de una hembra a un macho menos flores serán fecundadas, llegando a un alcance de kilómetos.

La flor macho no contiene sustancias psicoactivas, sólo polen. No debe confundirse este polen con el hachís denominado polen. El polen de hachís se trata de tricomas sueltos, es decir, no prensados, extraidos de los cogollos de las hembras.

Flor hembra
La flor hembra consta de dos pelos blancos (a veces de color rosado) denominados pistilos que estan envueltos en la base parcialmene por el cáliz. El cáliz (de color verde) suele estar recubierto de tricomas (resina) y su función es la de albergar una futura semilla. Cuando la planta entra en floración avanzada los brotes se recubren de montones de flores hembra y forman lo que se denomina el cogollo.



Los tricomas tienen supuestamente la función de proteger la propia flor del exterior, por ejemplo de los rayos ultravioleta, de los hongos o de las plagas. Conforme la floración va en aumento el número de tricomas aumenta y los pistilos se vuelven oscuros, perdiendo su fertilidad.

Si los pistilos captaron granitos de polen, el cáliz comenzará a engordarse. La formación de la semilla requiere de más absorción de nutrientes del suelo y de consumo de energía por parte de la planta, lo que hace que se vea disminuida la creación de nuevas flores y de tricomas, disminuyendo la producción y la calidad.

En caso de que se desee producir semillas, las flores deben ser fecundadas cuando las cogollos estén repletos de pistilos frescos, durante la cuarta y quinta semana en variedades índicas, y alrededor de la séptima y octava semana en variedades sativas.

Más información en: