Grass

Grass denuncia las campañas y los billones de dólares malgastados en la lucha contra una droga que ha pasado en pocas décadas sólo en Estados Unidos de 60.000 a 30 millones de consumidores

Ron Mann ensambla históricos e histéricos documentos anti-marihuana, imágenes divertidas realizadas por el dibujante underground de comics Paul Mavrides y el talento de la voz de Woody Harrelson, declarado activista en favor de la marihuana. Todo ello para narrar la oscura y cómica historia de esta hierba, elegida por el gobierno de Estados Unidos como símbolo de la destrucción de una sociedad, y por millones de jóvenes a lo largo de muchas décadas como elemento de júbilo, distracción y liberación de la mente.



La marihuana ha sido la droga más controvertida del Siglo veinte y, aunque hasta la fecha nadie haya podido demostrar ninguna enfermedad que se relacione expresamente con ella, continúa siendo perseguida por la mayoría de los gobiernos del mundo.

No hay duda deque la marihuana se ha convertido en la más controvertida de todas las drogas, y por ello ha sido perseguida por los gobiernos. A lo largo de los los años se ha ido cayendo el mito de las consecuencias desastrosas de la planta y, poco a poco han ido bajando las penas por su consumo, mejorando a su vez la tolerancia de la gente a ella. Sin ir más lejos a principios de siglo se pensaba que su consumo producía una demencia que te convertía en un asesino despiadado, una vez que se descartó esto y se olvidó, se le siguieron atribuyendo otros males y por ello, durante muchísimos años su consumo ha significado severas penas de cárcel y enormes sanciones económicas.