Plantar semillas de marihuana

Se ha hablado mucho sobre la germinación de semillas en general, relacionando este hecho con las fases lunares. Hay quien dice que es mejor plantar en Luna nueva y otros dicen que es mejor hacerlo cuando está llena. Pero , no está demostrada la influencia de la Luna al germinar una semilla en el interior. Lo que si se sabe es que las semillas son delicadas y les puede afectar tanto la excesiva humedad, como la falta de agua. El hecho de que el medio esté tibio ayudará a la germinación.



Las semillas buenas son de colores diversos según el origen de la planta, pero suelen ser atigradas y no necesariamente de gran tamaño. Las semillas que no han madurado bien tienen un tono verdoso o blancuzco y suelen romperse con una ligera presión de los dedos.

Se pueden enterrar las semillas directamente en la tierra, regar a continuación y esperar que salgan. Este sistema dependerá demasiado de la suerte. Se recomienda poner las semillas en un vaso de agua tibia (añadir unas gotas de lejía -cloro- para evitar que se pudra el agua). Al cabo de un día las semillas se hundirán, las que no lo hagan seguramente no germinarán. Al cabo de unos días las semillas sanas se abrirán y dejarán asomar una punta blanca, la raíz. No conviene dejar asomar mucho la raiz. En ese momento conviene enterrarlas a 1 ó 1'5 cm. de profundidad y cubrirlas suavemente con un poco de tierra, regar a continuación, pero nunca demasiado. El punto exacto de agua será mantener el medio húmedo pero no mojado. Otra forma de provocar que se abran y asome la raiz sería poner las semillas sobre un algodón húmedo y rociar con pequeñas gotas para mantener el punto de humedad.

Nunca se debe dejar encharcar el medio, se pudrirán, al igual que no es conveniente que el medio sea demasiado poroso ni demasiado abonado. Un buen medio sería substrato mezclado con lava o perlita. Se puede germinar en la maceta definitiva si se desea, ahorra trabajo, pero quizá se necesite excedente de semillas. Son muy práticas, pero también se pueden utilizar pequeños tiestos de pláticos provistos de agujeros de drenaje en el fondo. Si se hacen germinar todas en un tiesto se pueden transplantar con una cuchara sopera procurando llevarse el mayor volúmen de tierra posible sin que afecte a la recién brotada semilla, aunque es fáil romper alguna raiz y no se puede asegurar el éxito del transplante por mucho cuidado conque sea hecho.

Las semillas pueden ser plantadas nada más ser recogidas. También se pueden conservar durante mucho tiempo, incluso años, pero deben envasarse bien secas y a salvo de la luz o de fuentes de calor, si es posible al vacío. La edad afectará a la germinación, además pueden experimentar una pérdida de vigor y probablemente también de potencia si son muy viejas o no han sido bien conservadas.

Más información en: