Hongos en la marihuana

Los hongos atacan frecuentemente al cannabis, siendo muchas veces tan perjudiciales como los insectos. Existen varias especies de hongos que se deben saber reconocer para evitar que se propaguen por toda la planta. Existen hongos que afectan sólo a las raíces, otros que afectan a las hojas y otros a los cogollos.
La genética de la planta influye mucho sobre la tendencia a contraer hongos. También influye el exceso de nitrógeno en el sustrato.



Botrytis: Es el hongo más común entre los cultivadores de cannabis. También conocido como moho gris y hongo de la podredumbre. Afecta mayoritariamente en cultivos de exterior cuando la floración está avanzada y la humedad es elevada. Cuando llegan las lluvias, la botrytis aparece. Las variedades índicas son bastante más susceptibles que las variedades sativas, debido a que la constitución de los cogollos es más densa. Es fácil distinguir un brote de botrytis: el tejido atacado (hojas, tallo o cogollo) se vuelve de color marrón grisáceo y pierde consistencia, las esporas son visibles, y si se toca la parte atacada se puede ver como se desprenden y flotan en el aire.

La aparición de botrytis depende mucho de la humedad relativa de la zona donde se cultiva. Si se cultiva en zonas húmedas donde cada mañana cae abundante rocío y éste se mantiene durante varias horas entonces existe una mayor probabilidad de que aparezca botrytis. Si cultivamos en una zona bastante húmeda será conveniente buscar emplazamientos lo más abiertos posibles, donde corra el aire y haya muchas horas de luz para que la humedad se seque lo antes posible por la mañana. En zonas secas, del interior de la península, los climas son mucho más secos y la botrytis no afecta tanto si no llueve.

No existen remedios químicos eficaces para prevenir o combatir la botrytis, pero sí que se sabe que las plantas que han recibido menos nitrógeno son las menos afectadas por la botrytis. Para buscar un emplazamiento donde la botrytis afecte lo mínimo posible es importante tener en cuenta las horas de luz directa que recibirá la planta durante el fin de la floración (septiembre a noviembre). Cuando llega septiembre la trayectoria del sol baja bastante, siendo más probable que sea tapado por árboles o montañas, reduciéndose entonces las horas de sol considerablemente. En climas húmedos debemos asegurar que haya máximas horas de luz directa durante septiembre, para que la planta no quede a la sombra demasiadas horas. Por lo general, las mejores zonas son espacios abiertos, con poca vegetación alrededor.



La única táctica infalible para combatir la botrytis es plantar genéticas resistentes al hongo. Muchas veces no importa la densidad del cogollo, se trata simplemente de genética  Los destrozos generados por las orugas también son propensos a la botrytis, conviene mantener las orugas a raya; incluso los excrementos de las orugas se pudren con botrytis.

Cortaremos la planta en caso de que esté infectando a muchas otras plantas. Si la botrytis no causa demasiado trabajo para extraer los focos que aparecen diariamente, no merece la pena cortar. Para extraer focos de botrytis muchas veces es mejor retirar el cogollo entero que ha sido infectado, ya que la botrytis suele volver a aparecer en el cogollo si únicamente limpiamos el foco. Si la botrytis ataca a cogollos pequeños es fácil retirarlos. El problema es cuando ataca a cogollos grandes y densos, en este caso siempre es mejor cortar por lo sano y llevarse el cogollo. En caso de que los cogollos fueran atacados masivamente por la botrytis sería conveniente cortar la planta entera. Si el orígen de la botrytis es la humedad ambiental y/o la genética deberemos  remediarlo reduciendo la humedad del ambiente en lo posible (en interior se debe aumentar la ventilación y no rociar los cogollos con agua; en exterior se debe reducir la vegetación circundante y el aporte de nitrógeno).

Roya
Es un hongo poco común, pero aparece en condiciones de poca ventilación y/o elevada humedad. Ataca las hojas, dejando manchas redondeadas de color marrón amarillento que se hacen cada vez más grandes. En su estado inicial podemos detectar infecciones de roya observando el envés de las hojas, donde aparecen manchas de color blanco.



La roya ataca a las hojas, siendo difícil frenar su progreso si no se reduce la humedad del ambiente. Una vez las hojas han sido atacadas ya no se pueden salvar, la planta deberá invertir tiempo y energía en crear más hojas, retrasándose el crecimiento o la floración.
Existen preparados comerciales para combatir las royas, aunque si la humedad persiste, la roya seguirá avanzando tarde o temprano.

Otros hongos
Existen muchos otros hongos que afectan al cannabis: fusarium, mildiu, tizón, pythium, y un largo etcétera. Muchos de ellos tienen su origen en las raíces. Si el substrato no es suficientemente esponjoso y permanece húmedo durante periodos de varios días los hongos aparecen fácilmente. Un buen remedio para frenar el avance de cualquier hongo es reducir la dosis de riegos.
La falta de higiene en el cultivo también es causa de infecciones fúngicas. Pueden haber esporas de algún hongo si el substrato no procede del bosque o si no está esterilizado. Si se tienen problemas con infecciones de hongos se debería probar a utilizar sustratos comerciales esterilizados.

Más información en: