Hachís adulterado

La mayoría de hachís que se encuentra en el mercado negro tiene un porcentaje bajo de THC, e incluso cuando se supone que es de buena calidad. Es difícil encontrar una pieza que supere el 15% de THC, siendo las más comunes de porcentajes tan bajos como 2% e incluso a veces nulos (0%). La mayoría de adulteración se produce una vez extraída la resina de la marihuana (que son las glándulas puras o casi puras que formarían el hachís de calidad) justo antes de prensarla. Una vez se tiene toda la resina junta, se mezcla con los demás adulterantes y se prensa. Luego se almacena y se destina al tráfico.

El documental "La ruta del Hachís", nos muestra una mirada más profunda sobre una realidad, compleja, el de una droga que sigue siendo la sustancia ilegal más consumida de nuestro país. En este documental veremos cómo se elabora y se traslada el Hacís desde Marruecos, el mayor productor del mundo.



Los campesinos marroquíes sólo cosechan la marihuana y extraen las glándulas de resina de ésta mediante su técnica de "apaleamiento" que seguidamente venden, por muy poco dinero, sin prensar ni adulterar a las mafias que tienen talleres en el mismo país, Marruecos, donde se encargan de procesarlas y destinar el producto final resultante a la venta internacional. Son éstas, las mafias, las más interesadas en hacer dinero que en la salud de los consumidores y los que más y mejor adulteran el hachís antes de venderlo. Luego son traficantes menores que venden el producto adulterado, de los cuales alguno antes de venderlo prefiere adulterarlo más y ganarse más dinero. El precio baja mucho y la calidad muchísimo más.

Los adulterantes suelen ser principalmente para cuatro fines destacados:

Adulterar la sustancia: todo aquél producto que sirve para sacar más cantidad de la que en un principio se dispone. Existen los inactivos (que no tienen ningún efecto) y los activos (que son drogas añadidas para subir la potencia final). Los inactivos pueden haber sido activos en un tiempo atrás y haberse vuelto inactivos por su mala conservación. Los que más abundan son del tipo activo y suelen ser extractos de plantas Solanáceas (Estramonio, Beleño Negro, Belladonna, Mandrágora) muy potentes y tambien muy peligrosos para la salud. Es el tipo más utilizado en el hachis.

Reparadores, embellecedores o enmascaradores de la sustancia: todo aquel adulterante que se utilice para mejorar el aspecto final del producto. Pueden ser pegamentos utilizados como apelmazantes a fin de juntar toda la materia (el hachís con los adulterantes) y volverlo una pieza sólida al menos en aspecto, como grasas, leche condensada, yema de huevo, pegamento, aceites y demás similares. También pueden ser los extractos aromáticos para mejorar el aroma y el sabor o las tinturas para mejorar el color (como la "henna"). E incluso existen ingredientes que se añaden para crear más adicción a la sustancia y asegurarse las futuras compras del producto por el mismo consumidor (algo parecido sucede con el tabaco que es con lo que comúnmente se mezcla el hachís para ser fumados: el usuario se vuelve adicto psicológicamente al hachís sin saber que en realidad lo está al tabaco). Casi nunca suelen ser bruscos, estan muy bien disimulados (ya que si no fuera asi más que reparar el aspecto de la sustancia podría estropearlo y entonces pasaria a formar parte de los adulterantes y no de los reparadores). Es el segundo tipo de carga mas utilizado, después de los adulterantes.

Accidentales, casuales o contaminantes: es todo aquel componente ajeno al hachís que se ha introducido en este de forma accidental; pueden ser hongos que habian en la planta, tierra que trajo el viento, lluvia... pueden ser introducidos antes de realizar el hachís o una vez realizados, como aceite de coche al intentar transportarlo, hongos del hachis, etc. Es el tipo de carga mas frecuente después de los reparadores, aunque muchas veces son más frecuentes los accidentales que estos últimos.

Multiusos: el cuarto grupo de adulterantes es una mezcla de los dos anteriormente mencionados, que además de adulterar ayuda a reparar el aspecto final. Puede ser un ejemplo la Peganum Harmala que además de producir un efecto más narcotico también ayuda a que el color final sea marrón y se deshaga mejor al calentar la pieza y así poder mezclar bien con el tabaco antes que fumar. Y quiza aquí tambien podrían entrar todos los adulterantes activos puesto que ayudan a mejorar el efecto final además de sacar más cantidad final. Otro grande de este grupo es el extracto de cannabis, que se realiza dejando macerar la marihuana en alcohol u otro disolvente y luego evaporándolo. El residuo que queda se mezcla con lo que va a ser el hachís y ayuda a que este se apelmace mejor y gane en potencia.

Más información en: