Fase de revegetación

La fase de revegetación es una fase bastante especial en el ciclo de vida del cannabis. Consiste en que la planta empieza a crear hojas nuevas en todos los nuevos brotes, empezando por hojas de un foliolo, luego tres, y continuando como lo haría una planta que ha partido de semilla.

Las causas por las que una planta puede entrar en fase de revegetación son varias.

Una causa de revegetación muy común se produce cuando una planta ha entrado en fase de floración y la pasamos a un fotoperiodo propio de la fase de crecimiento. La planta deja de producir flores y empieza a sacar nuevos brotes y hojas, iniciándose de nuevo el crecimiento. El cambio no se produce de forma inmediata una vez se cambia el fotoperiodo, suele requerir de 2 a 4 semanas, dependiendo de la genética de la planta; existen variedades que revegetan más rápido que otras. Concretamente las variedades índicas, sobre todo las de floración rápida (temprana), les cuesta más tiempo revegetar una vez han entrado en fase de floración; estas especies se caracterizan por ser muy sensibles a florecer con una disminución del fortoperiodo, pero son poco sensibles a revegetar una vez han iniciado la floración; una disminución de 2 horas en el fotoperiodo puede inducir a florecer plantas de estas genéticas, aunque el nuevo fotoperiodo sea superior a 13 horas. Por otro lado, las variedades con genética sativa revegetan con facilidad, no son tan propensas a florecer como las índicas; las sativas vuelven a la fase de crecimiento rápidamente si el fotoperiodo aumenta sensiblemente durante la fase de floración, lo que suele ocurrir cuando se florecen estas variedades en exterior durante la primavera (debido a que el fotoperiodo en primavera es adecuado para florecer pero las horas de luz aumentan un poco cada día).



También se produce la revegetación cuando una planta pasa de unas condiciones de luz pobres a unas condiciones buena iluminación. Cuando la planta recibe poca luz, genera un sistema de hojas adecuado para la luz que recibe, al cambiar las condiciones de iluminación la planta genera un nuevo aparato foliar más adecuado a las nuevas condiciones.

Otra causa que induce a una planta a revegetar se produce cuando la planta permanece prolongadamente en un tiesto pequeño y se trasplanta a un tiesto más grande. En este caso, cuando la planta está en el tiesto pequeño, desarrolla un aparato foliar en acorde al tamaño del tiesto, con hojas pequeñas y tallos delgados, tipo bonsai. Al trasplantar esta planta a un tiesto más grande la planta vuelve a tener abundancia de nutrientes y puede generar hojas y tallos más grandes, pero lo hará empezando desde cero, empezando con hojas de un foliolo.
 


En general se podría decir que las plantas revegetan cuando se produce un cambio en el fotoperiodo o un cambio en una condición ambiental que estaba limitando el crecimiento de la planta.

El fenómeno de la revegetación tiene sus utilidades en la naturaleza. Las variedades sativas son propensas a la revegetación por una razón: son variedades procedentes de los trópicos, y tras finalizar la larga etapa de floración (enero, febrero) el clima no es demasiado frío y el fotoperiodo comienza a aumentar, iniciandose la revegetación y un nuevo ciclo de la planta para la siguiente temporada, partiendo de la misma estructura creada en temporadas anteriores, igual que los árboles. Eso no ocurre en variedades índicas, procedentes de las altas montañas, donde el frío del otoño y verano hace morir a las plantas.



La revegetación puede inducirse fácilmente en cultivos de interior, simplemente cambiando el fotoperiodo. Podemos hacer revegetar una planta que ha finalizado de florecer para obtener esquejes por ejemplo, o para volverla a florecer cuando haya brotado de nuevo.

Se debe tener en cuenta que cuando una planta ha comenzado a revegetar ya no puede considerarse una planta adulta hasta que vuelva a producir hojas de 5 ó más foliolos. Estas plantas no florecerán al máximo de sus capacidades si no se desarrollan hasra alcanzar su estado adulto.



Más información en: